★★★★★, Series

Happy! – T1

Esta serie es una pasada. En serio. ¿A quién en su sano juicio no podría gustarle una serie que junta a un decadente ex policía con un alto grado de afinidad por hacia la droga y una grave tendencia autodestructiva con un unicornio azul de dibujos animados? Voy a  dejar que vuelvas a leer la frase un par de veces más, para que la asimiles en su plenitud. ¿Ya? Probablemente ahora es cuando empiezas a comprender la magnitud de lo que Happy! nos trae, pero es mi deber advertirte de que probablemente te estés quedando corto.

La serie nos recuerda en más de una ocasión a Crank, la trepidante película protagonizada por Jason Statham, y no es para menos, detrás de ella se encuentra una de las mismas cabezas pensantes: Brian Taylor, guionista de la película y productor-barra-director de la serie. Pero Happy! no es sólo creación suya, tenemos que meter en la mezcla al grandísimo Grant Morrison, escritor del cómic en el que se basa. Gracias a ellos tenemos en nuestras pantallas una de las mejores y más adictivas series que he visto últimamente. Humor a raudales, humor negro, eso sí, pero del bueno, no el que hace chistes perezosos sobre las personas de color. Humor negro porque hace humor de cosas que no deberían hacer gracia, como la violencia, el crimen o el consumo exagerado de estupefacientes. La serie tiene un aura desagradable bastante bien lograda, la verdad. Te muestra un lado bastante oscuro de la vida te hace pensar en lo afortunados que somos de que todo lo que muestra no sea más que una visión exagerada de la realidad. O por lo menos esperas que lo sea.

Happy! nos presenta a Nick, el ya mencionado ex-policía, que en uno de los momentos más bajos de su vida, que no es decir mucho, se encuentra con el propio Happy, el amigo imaginario de una ni­ña que acaba de ser secuestrada, que llega hasta él pidiéndole ayuda. Ya los primeros minutos de la serie te muestra un poco lo que va a ser el resto de la cina. Nick siendo pesimista y depresivo, teniendo muy poco afecto por sí mismo y nada de respeto por los que le rodean. Sobreviviendo, por decirlo de alguna manera, a base de matar a gente por dinero. Todo un encanto de tío. Por el otro lado Happy es todo lo opuesto a él: es inocente, optimista y no está en absoluto preparado para ver el mundo que está a punto de descubrir, pero un amigo imaginario tiene que hacer lo que tiene que hacer, aunque eso signifique caer en una espiral de decadencia y oscuridad, con tal de salvar a su amiga. Vamos, lo que viene siendo la buddy movie de toda la vida, donde el cínico y experto investigador tiene que sacarle los pájaros en la cabeza al novato, pero que, como siempre pasa, al final también le enseña un par de lecciones al veterano. Sólo que con mucha más sangre. Pero mucha. 

Otra cosa que me parecía interesante de señalar es que se desarrolla en Navidad. No sabía muy bien cómo meterlo y no es que sea realmente importante en la trama, pero hace que el contraste sea bastante explícito. No todos los días se puede ver una escena donde el protagonista se carga a un montón de gente de maneras muy variopintas a ritmo de villancicos, ¿verdad?. Además me hace especial ilusión poner esta reseña en la categoría de “Navidad”, para qué nos vamos a engañar.

Ahora sí que sí, poco más quiero decir. Sólo dejad que subraye la conclusión que deberíais de sacar todos al leer esta reseña: Ved Happy!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.