4 estrellas, Películas

To the bone

Hoy me he visto Hasta los huesos en Netflix (por no variar). Como todo el mundo sabrá, o eso imagino, la peli trata sobre la lucha (en algunos momentos también sobre pasar de luchar) de un grupo de chavales, y en particular de Ellen, que es la prota, con los trastornos alimenticios.

Yo no conozco estas enfermedades de primera mano, pero la película me ha parecido bastante verosímil, y me ha molado como trata el tema.

Al principio sólo conoces a esta chica, a Ellen; por lo poco que te cuentan de su vida yo ya estoy compadeciéndola y viendo lo difícil que tiene que ser estar en su piel. Ha pasado por varios centros y ha estado ingresada y en tratamiento muchas veces, pero ahora está de vuelta con su familia, que encajaría en lo que llaman “familia disfuncional”… vamos, que un percal. La familia no lleva en absoluto bien su problema, hasta el punto que como espectador horroriza ver las cosas que le dicen y cómo actúan.

Más adelante Ellen es tratada (oooootra vez) por un nuevo doctor superchachi superfamoso de L.A. y se va a vivir a una casa en la que convive con más pacientes. Yo me esperaba que el doctor fuese a ser el típico que ha tratado a un par de estrellas de Hollywood y fuese un inútil, pero cuando vi a Keanu Reeves ya cambié de idea (que no me lo imagino yo interpretando a un energúmeno pijeras).

En “La Casa” (que es como llaman al sitio donde están internos) pues se ven casos personales que me impresionaron un montón y me dieron mucho miedo; de eso que ves y no puedes dejar de odiarte a ti mismo, por formar parte de esta sociedad que ha permitido que pasen este tipo de cosas, que esta gente esté sufriendo de esta manera y sea tan difícil ayudarles.

Y de lo que más me impuso, es que tienen un hambre que te cagas. Y claro, lo dicen. Que no sé por qué, yo tenía la idea de que uno se acostumbra a no comer o algo asi… pero aquí no. Aquí huelen la comida con deseo, la ven y se les hace la boca agua, la imaginan, hablan de ella… pero no se atreven a comerla, o si se la comen, pues buscan la manera desesperada de sacar las calorías (o la propia comida) de su cuerpo. Y hay mil maneras, y cada uno tiene la suya (o suyas) y me alteraba un montón ver la angustia que sentían cuando comían lo que consideraban “demasiado”. Y ya te figurarás lo que para ellos era “demasiado”…

Pues eso, una película bastante brutal sobre un tema importante. Diría que educa, que es que joer, para ser enfermedades tan chungas no tienen nada de visibilidad, no sabes realmente por lo que tienen que pasar, lo que la gente que no tiene ni pajolera les suelta tan panchos… Interesante de ver, dura, pero en serio, póntela, que te va a gustar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s