5 estrellas, Películas

La bella y la bestia

He de reconocer que no esperaba gran cosa de esta película. Cuando vi los primeros trailers tanto plano calcado de la versión de dibujos animados me crispaba un poco. No me convencía la idea de que, en lugar de hacer una nueva adaptación de la historia, como tantas otras que ha habido, se limitaran sólo a copiar la adaptación de dibujos animados. Ahora pienso que han hecho lo correcto.

Desde hace unos años estamos recibiendo en nuestras salas una serie de adaptaciones de los cuentos clásicos ya adaptados por Disney. Pero la verdad es que ha pasado sin hacer mucho ruido, la mayoría de ellas es que ni me he molestado en verlas porque no me llamaban para nada la atención. Ésta, aunque sólo sea por la nostalgia, sí que ha conseguido que muestre interés en verla y, la verdad, no me arrepiento de nada.

El haber optado por representar la misma versión del trigésimo clásico de la productora que ya hemos visto numerosas veces, hasta desgastar las bandas magnéticas de nuestros VHS, y cuyas canciones hemos cantado hasta quedar afónicos. Gracias a eso la respuesta emotiva que vamos a experimentar mientras la vemos, desde el momento que suenan las primeras notas musicales en la introducción, es auténtica.

Han cambiado algunos detalles con respecto a la película original, algunos que no hacen nada más que aportar un poco más de coherencia en la historia, que tenía alguna laguna. Otros principalmente para darle un poco más de contexto y profundidad a los personajes, mucho más acorde con una película de nuestros días. El conjunto es una película muy bonita, que nos toca en la fibra sensible y nos dispara la nostalgia hasta el límite. Es normal, esta es la película de una generación: la mía.

Es cierto que alguna cosilla me ha gustado menos. Por ejemplo, Ding Dong es menos cascarrabias que en la original, y creo que a todos nos encantaba cuando se ponía en plan aguafiestas. Emma Watson no me ha entusiasmado, pero en general Emma Watson no es una actriz que me entusiasme, pero se compensa enormemente por Luke Evans y aún más por Josh Gad haciendo de Gaston y LeFou respectivamente. Pero lo que menos me ha gustado, con diferencia, y es que me repelía cada vez que salía en pantalla, era la señora Potts. No la actriz que se escondía detrás del CGI. Emma Thompson ha estado tan entrañable como cabía esperar, sino el diseño del personaje en sí. Todos los sirvientes eran expresivos y tenían una personalidad sobrecogedora, hasta el perchero. A su lado una tetera con una cara pintada pues me sabía a muy poco.

En cuanto a que cogiesen a una actriz británica para hacer de una chica francesa, pensé que me iba a fastidiar más de lo que lo hizo, todo hay que decirlo. No sé como es el doblaje original de la película animada, pero en mi versión el único personaje que tenía acento francés era Lumière, cosa que pasa en esta versión, así que eso sólo ha hecho que me recordase aún más a la película de mi niñez.

En resumen, que una película creada por y para los fans, para embriagarnos de nostalgia y transportarnos directamente a nuestra infancia durante un par de horas. Sin duda una película para ver una y otra vez, hasta desgastar la lente de nuestros reproductores de DVD.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s