★★★★★, Películas

Super

Las similitudes entre esta película y Kick Ass son bastante evidentes. Especialmente si nos limitamos al análisis global: superhéroe realista y bastante cutre, el tono de humor negro que predomina en ambas películas, las escenas de violencia exagerada o incluso la escena final, donde los buenos van a la base de los malos y se lía parda. ¡Incluso ambas películas fueron estrenadas el mismo año! Me gustaría poder decir que dichas similitudes se desvanecen una vez empiezas a ver Super, pero no puedo, es muy complicado ver Super sin evocar recuerdos de Kick Ass. Y es bastante probable que pase lo mismo al revés.

No nos pongamos nerviosos todavía. Más allá de sus similitudes ambas películas son bastante diferentes. Para empezar esta película tiene un aire más personal, probablemente por no estar basada en nada y ser una historia escrita por el propio James Gunn, lo cual ha hecho que le ponga bastante mimo en la dirección. Además en Super todo parece mucho de andar por casa, ya no por la diferencia de presupuestos, sino porque The Crimson Bolt es, a todas luces, un superhéroe mucho más patético que Kick Ass. No sé, me está costando explicarme mucho más de lo que me gustaría, así que mejor corto con la comparación.

En Super conocemos a Frank, una persona muy poco carismática que no ha hecho nada bueno en su vida excepto casarse con Sarah. Ésta, aburrida de que su marido sea tan soso, decide dejarle por Jaques, una persona mucho más interesante. Desolado, Frank no sabe qué hacer con su vida y, tras ser tocado por Dios decide que el mundo es un lugar siniestro decide ponerse las mallas de superhéroe y salir a combatir el crimen, pues es lo que el plan que Dios tiene para él.

Esto da para escenas bastante graciosas, porque, para empezar, Frank no tiene ni la más remota idea de superhéroes. Aquí no tenemos a alguien que trata de cumplir sus fantasías o recibe un gran poder y acarrea la gran responsabilidad que lleva. No. Aquí tenemos a una persona mentalmente inestable que hace lo que hace porque cree que está en misión divina. Como superhéroe, a Crimson Bolt cuesta bastante tomárselo en serio, pero sus métodos, aunque estrafalarios y en ocasiones exagerados, dan resultados.

La película es muy divertida, además en algún momento se une a Libby, una chica a la que sí que le gustan los superhéroes pero que tampoco está muy bien de la cabeza, lo que hace que sus aventuras sean aún más disparatadas. Además pienso que los actores elegidos para ambos papeles, Rainn Wilson y Ellen Page, van como anillo al dedo y ambos están geniales en sus interpretaciones.

Si hay algo que me gustó menos es el final de la película. No la batalla final, esa es muy buena, sino el epílogo. Desde mi punto de vista contrasta bastante con el resto de la película y no le pega mucho, pero supongo que es una forma como cualquier otra de cerrar una historia. Además, esos cinco minutos, aunque estén demasiado azucarados, no bastan para desmerecer el resto de la película, que es brutal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.