Hunt for the wilderpeople

Si os hablo de un viejo gruñón malhumorado, afligido por la muerte de su esposa que termina en medio de la naturaleza salvaje y acompañado de un chico con sobrepeso que le saca de sus casillas de vez en cuando, probablemente todos penséis en Up. Al menos yo lo he hecho, y es que es muy difícil obviar las semejanzas. Podría ser que en pixar se inspirasen algo en la novela en la que esta película se basa. No lo sé. En cualquier caso las diferencias son notables y Hunt for the wilderpeople es una película que merece mucho la pena ver.

Una de las diferencias más notables es en el propio personaje del chico. Ricky no es un scout que se encuentra de repente con toda una aventura ni mucho menos. En este caso se trata de un chico problemático que los servicios sociales entregan a Bella y Hec. En menos de cinco minutos de película se ve que Ricky sólo necesitaba a alguien que se preocupe por él para resultar ser un jovencito encantador y carismático. Eso está bien, porque esta película no av sobre la evolución de Ricky, lo que es de agradecer pues esa historia está muy vista y es bastante predecible. La película va más sobre cómo evoluciona la relación de Hec y Ricky tras la muerte, que si bien tampoco es la idea más original del mundo, en este caso le envuelve un marco de lo más disparatado.

Este marco no es, ni más ni menos que ambos huyendo de la justicia y viviendo en el bosque local. La cosa no se presenta así de buenas a primeras, por supuesto. Todo sucede cuando Ricky, ante la inminencia de ser llevado a los servicios sociales de nuevo decide huir a dicho bosque, Hec sale a buscarlo y tras un accidente que le fractura el tobillo tienen que pasar un tiempo acampados. Cuando por fin consigue levantarse resulta que todo el mundo piensa que el adulto le ha secuestrado para no tener que devolverlo a los servicios sociales. Y esta sí que es la premisa de la película. Policía, servicios sociales y cazadores en busca de la pareja protagonista mientras estos huyen a sabiendas de que digan lo que digan a estas alturas no les van a creer.

Durante su huida en el bosque viven una serie de situaciones que obligan a ambos a aprender a llevarse bien, todo esto con una buenas dosis de humor especialmente por parte de la responsable de los servicios sociales, que ha tomado esta búsqueda con una determinación y una fiereza surrealista.

Esta tiene pinta de ser una de esas películas que pasan injustamente desapercibidas, así que no lo permitáis. Si tenéis la oportunidad echadle un vistazo. Merecerá la pena.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s