A veces hay películas que pasan un poco desapercibidas. Normalmente producciones pequeñas con un presupuesto escaso en publicidad. Películas que no han anunciado a bombo y platillo desde la preproducción, obligándonos a entrar en la sala sin mucha idea de qué nos vamos a encontrar. A veces, de hecho, ni siquiera tengo la oportunidad de verlas en la gran pantalla, sino que son más bien para ver en casa, tras comprobar los estrenos en dvd para ver cómo amenizar la tarde. Por fortuna esta vez no fue así. Vi el cartel publicitario en un autobús, con Amy Adams, que me encanta, embutida en una escafandra y el rótulo “Sci-fi movie of the year” y tuve que ir a verla.

Es un peliculón, no hay otra palabra. No sé si será la mejor película de ciencia ficción del año, aunque sí que puedo decir que me ha gustado de principio a fin. Es una película sin pretensiones, sin un derroche de florituras para hacer que abramos la boca a cada segundo, pero con una historia que nos atrapa desde el minuto uno. Me recuerda a una de mis películas favoritas de todos los tiempos, Gattaca. Tanto por la forma como por lo certera, así como por lo de tapadillo que fue lanzada. La película de Andrew Niccol no la pude ver en el cine, eran otros tiempos, pero me habría gustado enormemente hacerlo. El director de esta, Denis Villeneuve era completamente desconocido para mí, pero la poca esperanza que tenía en que la secuela de Blade Runner fuera a gustarme ha sido por disipada por completo al comprobar que él la dirigirá. Habrá que seguirle un poco más de cerca.

La película trata sobre un primer contacto con una especie alienígena inteligente. Una docena de cápsulas aparecen alrededor del globo y los distintos países, en principio, colaboran para establecer un protocolo de acción. Tras establecer contacto sucede lo obvio, los alienígenas hablan en un idioma desconocido, por lo que piden ayuda de la doctora Louise Banks, una lingüista que había trabajado con anterioridad para el gobierno y que es brillantemente interpretada por la mencionada Amy Adams.

La película narra en gran parte los avances con el entendimiento de la lengua, así como la presión por parte de los militares y el gobierno para que se entere cuanto antes de los que quieren saber de ellos, que se resume en qué es lo que vienen a hacer aquí. Pero no es lo único, también esconde un pequeño análisis de cómo funciona la mente humana, al menos de forma colectiva, así como las dificultades de dirigir una acción conjunta entre distintos países cada uno con su líder, sus protocolos y sus opiniones. Esta lectura me hizo recordar a Trees, un cómic espectacular cuyo planteamiento inicial, distintos cuerpos de origen extraterrestre aparecen por todo el globo, es enormemente similar. Aunque a diferencia de en Arrival, en la historia aquí contada nunca hay un contacto directo con los alienígenas, simplemente están ahí, sin hacer nada, por lo que la humanidad ya los ha asimilado en su mayor parte, y otra vez más, cada nación ha elegido su manera de lidiar con el problema.

En resumen, no perdáis la oportunidad de ver esta película, es de esas que merecen la pena ser vistas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s