Doctor Strange

Me encanta. Me parece una película redonda. Tan buena que creo que podría gustar hasta a personas que no sean especialmente aficionadas a los superhéroes. A lo mejor porque en realidad, y de momento, no es una película de superhéroes, sino de hechiceros. Puedes olvidarte de que Marvel está detrás sin problema, especialmente si no conoces al personaje. Yo, lo reconozco, no sé mucho sobre él. Las únicas referencias que tengo al Doctor Extraño del mundo del cómic han sido cuando han aparecido en situaciones ajenas a él, como su voto de no interacción en Civil War, o tratando de hacer entrar en razón a la Bruja Escarlata en House of M.

La idea base de la película no es nueva. Occidental que tras un revés del destino se encuentra a sí mismo buscando su camino en oriente. En este caso Strange es un neurocirujano de éxito en Nueva York que, tras un accidente de coche, sus manos quedan destrozadas y no puede ejercer su profesión. Escucha historias sobre una cura milagrosa en Nepal y allá que va, donde descubre que el mundo es más ancho de lo que él creía, la magia existe y todo ese rollo sobre las energías místicas y los chacras son ciertas.

Pese a que la idea no sea la más original de todas, la película no defrauda. Los efectos especiales son mimados hasta el límite y las interpretaciones, tanto de Cumberbatch haciendo de Strange como de Mikkelsen haciendo de malo son espectaculares. Los chistes abundan, como es ya típico en la productora, pero no se hacen pesados en ningún momento. Mención especial a la capa de Strange, que me hace recordar inevitablemente a nuestra querida Alfombra de Aladdin.

Los efectos he dicho que son muy buenos, pero creo que merecen un párrafo para ellos solos. Por un lado tenemos luces que pretendes ser trazas de energía mística, dibujadas en el aire cuando los hechiceros hacen lo suyo. Por otro lado tenemos el mundo espejo¹ que recuerda, y no poco, a los diseños imposibles de las ciudades en Origen. En la película de Nolan ya me parecía algo muy digno de ver, pero es que en esta no sólo son escenarios, los actores interactúan con ellos. Ver coreografías de peleas mientras las calles y los edificios de Nueva York se pliegan y estiran es espectacular. Para comprenderlo mejor dejadme utilizar un ejemplo, aunque imagino que sólo servirá para aquellos que jueguen de vez en cuando a videojuegos. Mientras que Origen es como ese videojuego en el que los decorados están sólo para crear ambientación y delimitar por donde el personaje se puede mover, Doctor Strange es ese donde todo se puede romper, o utilizar de alguna manera u otra, como cuando utilizas las eliminaciones con entorno en el Arkham knight. Una pasada, vamos. Por último, aunque de manera similar a las peleas en el Mundo Espejo, pero en cierta medida diferente, la pelea hacia atrás en el tiempo. Ver como los buenos se pegan con los malos mientras alrededor todo va marcha atrás es algo que quiero volver a ver una y otra vez.

Otra cosa que me ha gustado mucho es el final, me ha parecido una salida del paso bastante ingeniosa por parte del guion. No voy a entrar en detalles, porque prefiero que lo veais vosotros mismos, pero me gustó, pega con el personaje y encaja con la trama, así que genial.

Cuando una película me parece tan buena me gusta hacer un esfuerzo extra y pensar en algo que me haya gustado poco, por sacarle algún fallo. Antes de verla pensé que iba a tener que ver con la relación amorosa entre Stephen  y Christine, pero eso me ha parecido también muy bien llevado, así que tendre que conformarme con el hecho de que he echado en falta algún que otro hechizo, ya no por parte de Strange, que acaba de salir del cascarón místico, pero por parte del resto. Los hechiceros, con la excepción de un par de cosillas como el ya mencionado Mundo Espejo, se limititan a conjurar armas para pelear utilizando sus artes marciales, cosa que no está del todo mal, porque a todo ese rollo místico oriental le pegan las artes marciales, pero de vez en cuando podían sacarse un truco de la manga para que no se nos olvide que son hechiceros y no monjes shaolin.

En cualquier caso, película que merece la pena ser vista. De hecho, a ver si puedo ir a verla otra vez o algo.

×××

1 – Del original “Mirror Dimension”, no estoy seguro de como han traducido ésto, pero “dimensión espejo” me sonaba mal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s