4 estrellas, Videojuegos

No man’s sky

Me encanta No man’s sky, en serio. A lo mejor cuesta creerlo, por toda la cantidad de gente que se ha sentido decepcionada con este juego, pero a mí me tiene muy enganchado. Es encender la consola, empezar a explorar uno de los millones de planetas que tiene y para cuando me quiero dar cuenta ya estoy trasnochando de una manera muy poco responsable.

Entiendo, no obstante, el descontento de la mayoría de los usuarios que lo han jugado. Era un juego muy esperado, las expectativas estaban muy altas y, cuando eso pasa, todo puede ser un fracaso muy gordo. Es cierto que yo parto un poco con la ventaja de que mis expectativas no estaban demasiado elevadas. Me esperaba un juego interesante y divertido, esperaba que me gustase mucho y esperaba que fuese tan interesante como para hacer mi propia serie de gameplays para Youtube, cosa que aún tengo planeado, y así de paso estrenaba la capturadora que me echaron sus mágicas majestades las pasadas navidades. Entiendo, además que el juego pueda parecer repetitivo, desde un punto de vista puramente mecánico, y también entiendo que a mucha gente pueda no gustarle per se, independientemente del fenómeno hype, pero de verdad os digo que a mí me ha sorprendido muy gratamente este título de Hello Games.

No es un juego que debas comprar si lo que buscas es un gran argumento, unos gráficos espectaculares o unas escenas trepidantes. No, es un juego para pararse a disfrutar, para jugar tumbado y dejarte maravillar por los sonidos de los bosques que vas a descubrir, las panorámicas de los paisajes que vas encontrar o los animales que vas a conocer. El propio juego te da la opción, al principio del todo, de dejarte guiar por Atlas, un ente cuasimístico que quiere ayudarte a llegar al centro de la galaxia, lo que vendría a ser el argumento principal de la historia, o si por el contrario prefieres cortar los hilos y vivir tu aventura en solitario. Yo, que soy un poco cobarde, elegí ser guiado por Atlas, pero de momento no le estoy haciendo mucho caso, todo hay que decirlo. Decidiendo marcar mis objetivos a corto plazo según cómo sople el viento en cada momento. No me quejo en absoluto. Si me aburro del planeta en el que estoy, me voy al siguiente o a la siguiente estrella, si me apetece cambiar un poco más drásticamente. Puedo hacerlo ya sea siguiendo la senda que me marca Atlas, tomando un atajo por un agujero negro, siguiendo la senda, digamos rudimentaria, que me marca el propio juego para llegar al centro, o pillando una estrella al azar, porque, ¿por qué no?

Una vez elegido un planeta, lo que hago es explorarlo, sin más. Me encamino hasta el siguiente punto de control (siguiente según lo que se me antoje, aquí no hay guías), escaneando la flora y la fauna a mi paso, farmearndo recursos, especialmente si tengo la suerte de encontrarte con alguno que sea algo más raro de encontrar, y buscando edificios y miembros de otras razas para adquirir nuevas tecnologías que me ayuden en mi misión. Ya sea para aumentar tu esperanza de vida, planetaria o espacial, conseguir recursos más rápidamente o mejorar las formas de navegar para poder saltar a estrellas más lejanas. Todo esto es un poco lo de menos, pero es lo que hace, de forma artificial, que quieras avanzar un poco más en tu aventura personal.

Lo mejor es que los planetas, aunque en cierta medida parecidos, son diferentes entre sí y el mero hecho de asomarte a ellos dar algún que otro paseo por su superficie y maravillarte con todo lo que te rodea hace que tengas ganas de seguir jugando e ir al siguiente. Los hay más aburridos que otros, también hay que decirlo. En algunos, de hecho, me voy tan rápido como aterrizo, especialemente si no tienen fauna, ya que escanear nuevas especies, y nombrar a las más curiosas, es mi actividad favorita dentro del juego.

Algunas de las protestas se centran en la ausencia total de un toque multijugador, pero yo no las comparto. Podría ser interesante, en mi opinión, que hubiese un tipo de mercado entre jugadores. Jugar un poco a especular con los elementos que se encuentran, pero tampoco es para tanto que no lo haya. Lo que sí que está claro es que los planetas, seres vivos o puntos de control que registres en la base de datos los has registrado tú, y cualquiera que los encuentre después, si es que pasa, verá la nota “descubierto por fulanito” en la ficha.

En resumen, es un juego muy bonito, para disfrutarlo con los sentidos, al menos con los dos con los que, de momento, se puede disfrutar el contenido audiovisual. Si no os preocupa sacrificar la historia o la acción en beneficio de la originalidad y la belleza, dadle una oportunidad. Luego me contáis qué tal.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s