Battleborn

Debo reconocer que Battleborn no es un gran juego. Es más, en mi opinión es demasiado caro para lo que es. Digo “demasiado caro” y eso encierra un problema en sí mismo, porque es que este juego no es ni más caro ni menos que otros. Todos los juegos, o casi todos, cuando salen se sitúan en el mismo rango de precio (digamos que entre sesenta y setenta euros) independientemente de la calidad o el trabajo que tenga detrás (hablo del reino de las consolas, el pc es un terreno más complejo y del que tengo poca idea). El juego en sí me parece divertido y muy entretenido, de hecho es prácticamente lo único a lo que estoy jugando desde que lo compré (con la única excepción del último Uncharted, cuando me apetece algo más cinemático) pero por el formato y el contenido no creo que merezca el precio que cuesta.

El juego mezcla los conceptos de los MOBA que tan de moda están últimamente con las mecánicas propias de cualquier FPS. Gearbox ya lo hicieron bastante bien mezclando los RPG con los FPS (¡el festival de las siglas!) y ahora se han atrevido con esta nueva mezcla, con bastante acierto. El resultado, un “shooter” (al menos cuando no controlas a un personaje que sólo ataque cuerpo a cuerpo) con unos pocos modos de juego por objetivos en los que puedes jugar con un plantel nada escaso de personajes, a los que añadirán, con el tiempo, más modos de juego y mapas y personajes. Siempre y cuando el juego no se vaya al garete con la ayuda de la aplastante competencia que le está haciendo el omnipresente Overwatch.

Dicho esto, apuntar que me resulta un poco complicado hablar del juego sin compararlo con el título de Blizzard, principalmente por ser dos juegos tan similares, lanzados tan simultáneamente (tres semanas, creo) y no teniendo otra cosa con la que comparar, al ser un género tan nuevo. Pero me lo he propuesto así que esa será la única referencia que haga a el susodicho. Todo lo que diga a partir de ahora es sólo teniendo en cuenta el propio Battleborn.

El juego consta de veinticinco personajes (veintiséis a día de hoy) pertenecientes a distintas facciones cada uno con tres habilidades totalmente distintas, más una pasiva, más un ataque básico y otro secundario (a veces éste ataque secundario se presenta en forma no de ataque sino de mira para el arma o incluso de habilidad secundaria, como en el caso de Bennedict, que le permite volar si está en el aire). Si eso fuera poco, al igual que los MOBA en cada partida los personajes van ganando experiencia en función de lo que mates, subiendo de nivel y permitiendote ir ganando una serie de talentos, a elegir entre dos (a veces tres) con cada nivel que subas, permitiendote ir adaptándote a la partida (o aplicar una build ya pensada, que es lo que hacemos la mayor parte de las veces, para qué nos vamos a engañar. -Sí, cuando digo pensada me refiero a pensada por otro y copiada de internet, por supuesto-). Además al elegir el personaje elegimos un paquete de hasta tres objetos previamente configurado añadiendo más posibilidades a cada partida (objetos que se van consiguiendo en cajas, compradas con la moneda del juego, ganadas a base de jugar. No hay micropagos… juraría). Dichos objetos están desactivados al comienzo de la partida, para activarlos debes usar esquirlas, un tipo de moneda sólo disponible durante las partidas y que se consiguen tanto matando personajes y esbirros como recogiéndolas por el mapa (vamos, parecido al oro del LoL). Dichas esquirlas además sirven para construir ayudas en el juego, tales como torretas, puestos de curación o megaesbirros. De esta forma tienes que mantener el equilibrio entre gastar las esquirlas que tanto te ha costado ganar en una mejora que sólo vas a disfrutar tú o algo que vaya a ayudar a todo el equipo.

Esa es la mecánica general, pero adentrémonos en los contenidos.

Hay cuatro modos de juego, tres competitivos y uno cooperativo. En los competitivos podemos disfrutar de dos mapas en cada uno, en el cooperativo, o modo historia, no estoy seguro de cuántos capítulos, pues no es que le esté haciendo mucho caso, la verdad, pero unos cuantos hay, eso seguro. El tema de sólo dos mapas por modo… es cierto que no me parecen muchos, deberían ponerle más (y, según dicen, lo harán) pero en cualquier caso no es lo que más me repatea del asunto. Lo peor de sólo dos mapas es que, tras encontrar partida, se da la opción a los jugadores de votar un mapa, bien, habiendo sólo dos mapas me parece un poco absurdo, hasta tal punto que al final casi siempre se juega en el mismo mapa. Yo habría optado casi por hacerlo 100% aleatorio y así se jugarían aproximadamente la mitad de las veces en cada mapa. Aún así he de decir que es casi mejor eso que las rachas de hasta siete partidas que he echado en combine en el Black Ops 3. Incursión y fusión son mis modos favoritos. Incursión es el más parecido, desde mi punto de vista, al clásico MOBA. Se trata de una única calle principal que conecta las bases enemigas y por las que van a ir avanzando los esbirros hasta llegar a los dos centinelas del equipo rival que tienen que ser destruidos para conseguir la victoria. Además hay partes del mapa fuera de la calle donde conseguir esquirlas y mercenarios que te se unirán a tus fuerzas una vez los hayas matado (como en el Heroes of the Storm, vamos). En fusión, en cambio, dos serán las calles por las que los minios avanzan y el objetivo, en este caso, es hacer que avancen hasta altares de sacrificio situados a dos niveles de distancia. Cuando los cercanos se llenan, a mitad del marcador, los lejanos se abren haciendo que sea un poco más trabajoso llegar allí. La manera de hacer que avancen es obvia, no dejando que los rivales los maten, así como para evitar que los rivales consigan puntos lo que hay que hacer es matar a sus esbirros. Vamos, que el que más pushea gana, hablando en la jerga habitual. El tercer modo es el típico modo de dominación de cualquier FPS, tres puntos en el mapa que mientras estén de tu color dan puntos para tu equipo, sólo que con el rollo añadido de subir niveles y demás. Nunca he sido muy fan de este modo así que tampoco es que lo haya exprimido mucho aquí.

El modo historia apenas lo he tocado, no sé si, además del prólogo (no optativo, me temo) he jugado dos o tres misiones. No es que no estén bien, pero a mí no me convencen las historias estas que sacan de forma no lineal. Para mí este modo no es más que un modo cooperativo, como los que tienen otros juegos, que me recuerda, por su componente narrativo, a las instancias de los MMORPG. Suele haber que avanzar completando una serie de objetivos venciendo una serie de jefes hasta que llegas al jefe final. Como he dicho no muy fan, además de que no te permite elegir el nivel de dificultad desde el principio, sino que los vas desbloqueando (no sé muy bien si en función de tu rango en el juego o de las misiones que hayas jugado) y es que el modo normal que viene de serie me parece demasiado fácil y aburrido.

Como puntos en contra a mayores no me perdonaría el no mencionar uno que me fastidia bastante: el matchmaking. Quiero pensar que es debido a que no es un juego muy popular (lástima) pero es que eso tampoco es excusa para que las partidas donde el jugador con más nivel en un equipo tenga menos nivel que el jugador con menos nivel del otro sean bastante habituales. Es más, si después de que se creasen los equipos se cogiese éstos y se mezclasen al azar sería mucho más nivelado. Creo que es porque tal y como funciona primero buscan a jugadores similares a tu nivel, y os meten a todos en el mismo equipo. Luego buscan a equipos con un nivel (supongo que medio) similar, pero en caso de no encontrarlo pues van a lo que puedan, por no tenerte esperando horas (entendible). A lo mejor deberían pillar a 10 personas de un nivel similar (en la medida de lo posible) y luego ya hacer los equipos a posteriori, no sé. Es una idea, no es que haya visto el código del matchmaking pero es que esto apesta. Pocas partidas hay realmente niveladas. Y sí, podéis decir que el nivel del juego no representa necesariamente la habilidad. Seguro que llega Dshot el primer día que se compra el juego y se enfrenta a mi yo futuro de dentro de unos meses cuando llegue al último nivel y me mete una paliza. Pero el haber llegado a ese nivel, queráis que no, me da ventaja. Conozco mejor que él los mapas, lo que pueden hacer o no los personajes, tengo mejor equipo, más mutaciones en mi hélice de habilidades (las mutaciones son las que te permiten elegir entre tres talentos al subir de nivel en vez de los dos habituales)… vamos, que me da ventaja, además este juego no es el halo, y por mucho que habilidades adquiridas jugando a los shooters habituales puedan ser (y son) muy útiles, en cierta medida para ganar hay que cambiar un poco el chip y añadir una cierta carga estratégica.

Otra cosa que me ha gustado poco, aunque no es algo tan grave a mi parecer, es la ausencia de un método competitivo clasificatorio. Los deportes electrónicos están a la orden del día y cada vez los juegos están más orientados a estos. Este es además un juego donde el componente online es muy importante, por lo que me parece un desatino (no tengo ni idea de si entra en los planes de Gearbox incluir un ladder). El caso es que, de momento el modo competitivo no es más que una sucesión de partidas amistosas que, oye, tampoco está mal. Lo hemos hecho toda la vida y nadie se ha quejado nunca, pero un ambiente de partidas más serio, que a su vez relaje el modo no clasificatorio para que los jugadores puedan experimentar sin sentirse culpables si hacen una partida pésima, no estaría mal.

Como último aspecto negativo, aunque es más bien una chorrada, es que hay muy poca posibilidad de comunicación. Lo único que se puede hacer es marcar en el mapa un enemigo o un punto donde quieres que recaiga la atención, alguna opción más como “ayuda” o “atacad” no vendría mal, no es mucho, pero creo que algo aportaría al juego en equipo. También es cierto que a lo mejor yo lo veo así porque rara vez juego con el micro activado y, además, suelo silenciar a los que lo hacen porque suelen molestarme sus gritos y ruidos. Supongo que con micro todas esas ausencias de comunicación podrían quedar solventadas.

No quiero terminar esto sin antes hablar un poco del aspecto artístico del juego, que me parece sublime. veinticinco personajes (sí sí, veintiséis) pertenecientes a cinco diferentes facciones, cada una con sus características, como los tecnófilos de la SUL (mi favorita), o los insumisos rebeldes (tienen un pingüino la mar de mono) que consiguen que el diseño de los personajes alcance otro nivel. Ademá los escenarios, coloridos y con mucho detalle todo esto rodeado del característico humor negro y gamberro con el que bañó Gearbox sus Borderlands (que, pese apreciarse en su plenitud en el modo historia, no pasa desapercibido en los modos competitivos) hacen que el juego merezca la pena, eso sí, cuando baje unas cuantas decenas de euros.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s