3 estrellas, Películas

American Ultra

Ésta es una de esas películas que veo sin conocer poco más que su título y su cartel promocional en el metro. No es raro que vea carteles en el metro que me hagan sentir curiosidad sobre una película, una forma de instinto que suele estar bastante más acertada que la que surge cuando veo un trailer. En este caso tampoco es que me ayudase a descubrir la película del siglo, todo hay que decirlo, pero al menos me permitió conocer una película que, cuanto menos, es entretenida.

El argumento de la película nos presenta a Mike (Jesse Eissenberg), un dependiente de un supermercado que se pasa el día colocado junto a su novia Phoebe (Kristen Stewart). Mike parece el típico fumeta hasta que una extraña entra en la tienda y dice unas palabras que no parecen tener mucho sentido, pero que son el código de activación del superespía que lleva en el subconsciente.

Jesse Eissenberg está bastante bien, como de costumbre. Me creo totalmente su personaje durante todas las etapas de la película. Reconozco que esta opinión puede ser algo imparcial, no sé qué tiene éste actor que, a parte de confundirlo continuamente con Michael Cera, siempre me gusta. De hecho es más que probable que su imagen en el cartel fuese lo que me hiciera sentir curiosidad por ver la película. Todo hay que decirlo. De hecho por el título y las pintas de los protagonistas en la imagen pensaba que iría sobre una pareja de anarquistas revolucionarios. La verdad es que me llevé un poco de chasco.

En cuanto a Kristen Stewart no es una actriz que me disguste, lo reconozco. Vale que hizo Twilight, pero es que nadie es perfecto. Dicen que no es muy expresiva y a lo mejor tienen razón, pero tampoco estoy viendo que le den mucho la oportunidad de expresarse, haciendo de Bella no creo que le dejasen ir mucho más allá de “te gusta un vampiro y sufres por ello, porque el amor es complicado y tú eres muy profunda” y aquí, bueno, interpreta a la fumeta novia de un fumeta especialmente empanado, así que tiene que tener cara de fumeta y poco más, al menos durante la mayor parte de la película. Ojo, no digo que esté mal en esta película, pero tampoco se sale del canon. Siempre podemos ver Into the wild y recordar que hubo tiempos mejores para ella.

Si dejamos de lado todo lo que tiene que ver con las drogas y el pasotismo hay otro título que se me vino a la cabeza repetidas veces mientras veía la película: Chuck. Esto no es necesariamente malo, ya he dicho muchas veces que no me gusta acusar de que algo es la copia de otro algo a la ligera, perfectamente el parecido puede ser mera coincidencia, y a mí la historia del técnico de reparaciones del “Comparmás” me gustó bastante, así que la semejanza es un punto a favor de American Ultra.

Más allá de la comedia, que la hay, las escenas de acción habitual en este tipo de películas y la interpretación de Eissenberg, que siempre me gusta, la película tampoco es nada del otro mundo, seamos sinceros. Pero está graciosa, es amena y perfecta para ver alguna que otra vez cuadno te apetece pasar un rato entretenido.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s