3 estrellas, Películas

Horns

No he visto una película de Daniel Radcliffe excepto Harry Potter y pensé que se me haría raro, pues cuando le miro sólo veo al mago adolescente, pero nada como un poco de barba desaliñada y unos cuernos como para que Harry Potter se desvanezca y de paso al atormentado de Ig Perrish… bueno y la cantidad de alcohol ingerida por unidad de tiempo también ayuda, para qué nos vamos a engañar.

Otra vez que veo una película basada en un libro sin haber leído el libro, por lo que mi opinión al valorar ésta, para bien o para mal, no está contaminada con valoraciones previas o espectativas generadas. De hecho cuando empecé a ver la película no tenía ni la más remota idea de sobre qué iba, que es como más suelo disfrutar de una buena película (excepto, si acaso, cuando pillas Memento empezada y tardas como 30 minutos en darte cuenta de que la película va al revés).

El argumento trata sobre un chico, Ig, cuya novia ha sido asesinada y todo el mundo piensa que él es el culpable. Lo que hace que el tipo en cuestión no esté en su mejor momento, obviamente. De repente, tras unas cuantas blasfemias le crecen unos cuernos y se convierte en una especie de catalizador del pecado, haciendo que la gente que está a su alrededor haga todas las cosas malas que siempre ha anhelado hacer pero que nunca ha sido capaz, porque estaba mal. Eso sí, siempre con toda la educación del mundo pidiéndole permiso al demonio en el que Ig se había transformado.

Todo esto, más allá de la ayuda que le ofrece para encontrar al verdadero asesino, hace que nos preguntemos si una persona es buena cuando se comporta bien o, por el contrario, sólo son realmente buenos los que ni siquiera tienen el deseo de portarse mal… si es que hay alguien en esta categoría.

La película me gustó bastante, en seguida se empatiza con Ig, el pobre, con todo lo que quería a Merrin y todo el mundo piensa que en realidad es un monstruo que la ha asesinado brutalmente. El final me gustó un poco menos, no porque no sea bueno, es un final bastante bueno y verosímil, de hecho hasta pienso que, tal y como se desarrollan los acontecimientos, no podría imaginar otro final, pero sin entrar en mucho detalle, para no estropearle la película a nadie, diré que me hubiése gustado un poco menos de justicia poética y un poco más de justicia literal.

En cuanto a Radcliffe, se ha marcado un papel tan bueno y tan creíble que creo que se ha ganado el derecho de que deje de llamarlo Harry Potter.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s